Bedlam

bedlam-analisis

Bedlam es un FPS para PC, PlayStation 4 y Xbox One que parte de una premisa interesante, ser un homenaje al género con múltiples parodias y referencias a todo tipo de juegos y especialmente dirigido a los fans de los FPS de los 90.

Debido a este concepto, Bedlam respeta ciertas bases del boom noventero de los FPS (¡botiquines!), pero nos va mostrando como ha ido evolucionando el género porque durante la partida iremos saltando a distintos capítulos/juegos inspirados en los gráficos y la ambientación de juegos claves dentro del género, como Quake, Medal of Honor o Halo.

Hay que decir que Bedlam en realidad está basado en la novela homónima del escocés Christopher Brookmyre, una novela que mezcla ciencia ficción, humor y videojuegos y que ha tenido el suficiente éxito como para que RedBedlam la adapte en forma de videojuego, pero como no he leído la obra original desconozco si es un buen libro o si el juego es una buena adaptación. Lo que si puedo decir es que ya sea porque no han querido ponerle mucha carga narrativa o porque dan por sentado que el jugador se ha leído el libro, el juego apenas avanza en temas de historia y no profundiza demasiado ni con la protagonista ni con los personajes secundarios.

Tanto el juego como la novela están protagonizados por Heather Quinn (aka Athena), una malpagada científica de la corporación Neurosphere que tras probar una nueva tecnología de escaneo cerebral queda atrapada dentro del cuerpo de un personaje de Starfire, un videojuego de los noventa (inspirado en Quake II) al que estuvo enganchada durante su adolescencia. A partir de aquí, Heather Quinn tiene que interpretar su papel en el juego para encontrar la manera de salir de StarFire y volver al mundo real, pero la cosa se torcerá e irá visitando otros juegos y conocerá a más personajes y personas reales atrapados en ellos (aunque repito, nunca sin profundizar demasiado en la historia).

bedlam-analisis-01

Para cambiar de juego tendremos que ir cumpliendo una serie de misiones hasta que al final encontremos un glitch que hará de puente entre juegos, y tras Quake II, veremos la evolución del género al trasladarnos a juegos como Death or Glory (inspirado en Medal of Honor o los primeros Call of Duty), Sacred Reign (es como un juego de rol en primera persona) o Planetfire (inspirado en Halo).

Entre juego y juego también podremos acceder a niveles más pequeños que están basados en juegos que no son FPS, pudiendo jugar en primera persona a interpretaciones de Pac-Man, Space Invaders o un típico juego de estrategia para PC, incluso hay un nivel en que la perspectiva cambia y pasamos a jugar un shoot’em-up de corte horizontal similar al Scramble.

Personalmente hecho de menos que no exista un juego inspirado en FPS anteriores y míticos como Wolfenstein 3D o Doom, pero aunque sea pequeña es una buena selección para ir cambiando de estética y ambientación. Además, los niveles pueden tener diferencias estructurales según el juego que adapten, pues por ejemplo los niveles de Starfire (Quake II) son más cerrados y laberínticos, mientras que los de Planetfire (Halo) son de campo abierto y con más exploración.

bedlam-analisis-02

El resultado se podría haber perfeccionado en el caso de que cada juego tuviese su propio HUD y sistema de físicas retocados, para hacerlos más fieles a cada juego o época que intentan representar, pero esto probablemente ya se quedaba fuera de las posibilidades que tiene una compañía pequeña como RedBedlam para ajustarse a un determinado presupuesto o tiempo de desarrollo.

A la hora de jugar, Bedlam tiene características de la vieja escuela como el uso de botiquines para curarse (no hay regeneración de vida automática), el poder llevar numerosas armas de manera simultánea o los enemigos que pondrán las cosas complicadas, porque a pesar de tener tres niveles de dificultad, Bedlam es un FPS que puede hacerse bastante difícil, sobre todo durante el último nivel porque se hace demasiado largo. Como apunte importante (aunque ya veremos si es un bug que corregirán posteriormente o una cuestión de diseño), si grabas y cargas la partida todos los objetos que has recogido vuelven a aparecer, así que si estás mal de salud puedes usar esto en tu beneficio para recuperar energía u obtener más munición.

bedlam-analisis-03

Bedlam es un juego con un concepto muy prometedor y claramente enfocado a los jugones antiguos que entiendan y compartan sus bromas hacia las tarjetas gráficas Voodoo o cierta manida frase de Duke Nukem 3D (que en realidad hay que atribuir a la película Están Vivos de John Carpenter), pero también hay que tener en cuenta que como FPS en si se queda como un juego más, porque no tiene nada a nivel jugable que lo haga destacar por encima de los demás.

Es una lástima, porque con más ambición Bedlam podría haber sido un buen ¡Rompe Ralph! (Wreck-It Ralph) de los FPS, con una protagonista diferente a lo habitual que le sienta genial y con buenos momentos como el Pac-Man mexicano, pero al final, como juego propio, se conforma con ser un FPS más, dejando que su atractivo concepto sea lo que se encargue de mantener el interés por seguir jugando.

Nombre: Bedlam

Desarrollador: RedBedlam

Distribuidor: RedBedlam

Plataforma: PC (Windows/Mac), PlayStation 4, Xbox One

Año: 2015

Idioma: Textos en español y voces en inglés

Roy

Fundador de Otakufreaks y apasionado de (casi) todo tipo de videojuegos.

Deja un comentario