La lucha contra el 83: Ediciones especiales

Los altos costes de desarrollo, que a su vez provocan una variedad de desarrollos cada vez menor, y el auge de los juegos para las nuevas plataformas, hacen que no sea difícil vaticinar una nueva crisis del mercado de los videojuegos que, si bien probablemente no será comparable a la gran crisis del 83, si es más que probable que suponga una catarsis para el modelo de negocio actual. Muchos estudios han cerrado esta generación y poco a poco parece que el mundo de los videojuegos se va a restringir a unas cuantas “majors” de una forma similar a como ya sucede en el cine o la música. No obstante, ni las grandes empresas como Activision, EA, Ubi, Capcom o Nintendo estan libres de la amenaza, pues un macrodesarrollo fallido puede dejar a cualquier empresa al borde de la bancarrota. A pesar de que los videojuegos facturan más que cualquier otra forma de ocio, son un negocio muy joven y su establecimiento entre las grandes empresas o su poder en política es muy reducido aún.

El motivo de la entrada es señalar una de las curiosas formas de negocio que ha encontrado la industria para luchar contra la crisis. Estan los DLC, los juegos indie, mundos online de pago, los free to play… y también están las ediciones especiales. Ediciones que en algunos casos adquieren tintes surrealistas como ya se ha mencionado previamente en esta página en alguna ocasión.

http://www.youtube.com/watch?v=_qAS8albl8M

La idea de las ediciones especiales no es mala, se trata a priori de ofrecer un plus a los verdaderos seguidores de algo. Ahora bien, en la práctica no siempre se traduce en eso, en ocasiones se limita a explotar a los compradores con una excusa mala que justifique unos pocos euros de más suplementarios, euros que entran dentro de una horquilla de permisibilidad estadísticamente más que estudiada.

En el mundo de los cómics, por ejemplo, las ediciones especiales que las tiendas adquieren muchas veces no pueden ser devueltas a la editorial si no se venden, suponiendo un beneficio obvio para estas pero un negocio arriesgado para unos comerciantes que se tienen que comer el stock sobrante (es necesario decir que esta práctica es de por si algo habitual en el mercado del videojuego ya). En el mundo de los discos o las películas, una practica particularmente molesta es la existencia teórica de ediciones dobles (normal y de coleccionista), y la existencia en la realidad de una única edición de coleccionista que tiene algún extra cutre y que obliga al consumidor que solo quiere el producto básico a comprar uno que cuesta unos míseros euros más y que le ofrece algo que no buscaba… pero que si no hay otra opción se compra.

Shadow of the Colossus: una edición sencilla, bonita, elegante para un juego muy especial

No obstante, más allá de las ediciones que presentan unas postales o láminas y algún que otro cd, existen otras mucho más espectaculares y cuyo efecto creo que es contraproducente para la industria. Existen ediciones que regalan mandos, no me parece mal, un mando siempre puede ser bienvenido y quizás no paguemos 60 euros por un mando suplementario y otros 50 por un juego, pero la oferta de 80 por ambos puede dejar contento a la empresa que se libra de dos productos de su stock y al consumidor (creo que el efecto más claro sería el mítico WiiParty y sus ventas millonarias).

Hay también reediciones de los juegos con extras y DLC´s incluidos que constituyen un caso curioso pues creo que repercuten más en contra de la industria que a su favor; no son pocos los usuarios que ahora se esperan medio año o un año no ya a una edición barata del juego, si no a una edición GOTY, “game of the year”, que incluye gran parte de contenido extra y que es más barata, ediciones que si bien sirven para atraer clientes colocan las ediciones originales en una posición extraña.

Perfecto. Pero ya no me compraré Arkham City de salida.

Pero existen también ediciones de coleccionista en las cuales el precio se aumenta algo más que unos pocos euros. Y aquí entramos muchas veces directamente en la categoría de timo de la estampita. Las hay mejores y peores, más dignas y elegantes, y las hay que directamente provocan vergüenza ajena. Todas tienen el mismo objetivo, tenemos un público potencial que va a comprar si o si el juego, pues aprovechemos y cobremos el doble, el triple o lo que podamos.

Y creo que estas ediciones son un error, a la larga, uno mirará varias de esas ediciones y se sentirá timado al ver el casco de espartano de plástico que compró y que no sirve para nada, las gafas de visión nocturna del todo a 100 por las que pagó 100 euros, esa bicicleta incluida con un juego o ese juego que me vendieron en dos partes cuando en la era de internet todos sabemos que su versión original incluía las dos entregas. No son pocas las veces que alguien que se compra algo y lo mira a los 5 años y piensa, “¿para que demonios me compré esa mierda? Que forma de tirar el dinero. Esos billetes me vendrían muy bien ahora”. Creo que esas ediciones especiales tan exageradas provocan exactamente eso, acaban con la fidelidad del cliente. Es un modelo de negocio agresivo, se trata de exprimir al máximo al cliente mientras se pueda en lugar de intentar conservar a este el máximo tiempo posible.

Por muy elegante que sea, el objetivo de Ni no Kuni no es otro que explotar al máximo a su limitadísimo público potencial.

¿En verdad alguien necesita una caja fuerte cutre del GTA IV?

El caso más exagerado que he visto, y que ha propiciado en parte este artículo, es la famosa edición limitada de Resident Evil 6 con la cazadora de Leon por 1000 euros. Creo que este es un caso particular que no tiene otro afán que el meramente publicitario (y si en verdad alguien tiene 1000 euros para gastarse en un juego, entonces no creo que esto suponga para él ningún timo). Pero casos como las figuritas de plástico hechas por millones que a la empresa le cuestan nada y que a nosotros nos venden por 40 euros más, las réplicas cutres de algún objeto de un personaje del juego, los estuches con artbooks y libros… particularmente, creo que en la mayor parte de los casos son timos claros que tienen por objetivo aprovecharse de ese consumismo inducido que todos sentimos cuando un juego de una franquicia que esperamos está a la vuelta de la esquina.

Lo más divertido es que el juego no lleva manual para “beneficiar el medio ambiente”.

eter

Artículo escrito por eter (@eter_nigromante) del blog La torre del nigromante.

16 Respuestas

  1. FastETC dice:

    A mi me gustan las ediciones especiales, es verdad que hay como en todo, buenas y malas, pero uno elige lo que compra y yo estoy contento con todas las que tengo, que son unas cuantas. A mi francamente me parece que tildar de “timo” algo que te compras o no voluntariamente es una señora patada al léxico y al idioma y no entiendo que muchos llamen así a según que productos.

    También a mi modo de ver hay que tener en cuenta lo que se revalorizan este tipo de ediciones, las que merecen la pena claro, con el paso del tiempo, a uno le puede parecer un chiste la edición especial de 1000 pavos de RE6, pero si te lo puedes permitir es incluso una inversión.

    • eter dice:

      ¿No crees que hay ocasiones en las que el precio esta descaradamente inflado sin motivo?

      A mi particularmente las ediciones con figuritas de plástico medio genéricas que cuestan unos pocos céntimos y que te suben el precio una treintena de euros me parecen una estafa. Naturalmente existe la oferta y la demanda, y el que la compra sabe lo que compra… pero no puedo evitar pensar que te estan vendiendo un trozo de plástico hecho al por mayor basandose unicamente en la marca.

  2. Roy Ramker dice:

    A mi en principio la idea de las ediciones especiales y coleccionistas me gustaba, lo de “recompensar” a los jugadores que compran un producto original dándole más valor, pero como vieron que la idea les funcionaba, a las compañías se les fue de la mano y empezaron a meter chorradas inútiles que solo sirven para abultar e inflar el precio artificialmente, y eso por no hablar de que ahora les ha dado por hacer una guarrada aún mayor, hacer ediciones especiales en base a meter DLC.

    El problema es que hay ediciones especiales que son más cutres y pobres que las ediciones normales que veíamos en los noventa, sobretodo en PC, y que al final, entre esto y la distribución digital se ha aprovechado para matar las ediciones normales, que son una simple caja de plástico y un disco con el juego.

    • eter dice:

      es que comprarse un juego en Noviembre es casi una tonteria, existen unas posibilidades muy grandes de que en Abril -por ejemplo- aparezca una edición con DLC y a un precio inferior (las ediciones “Platinium” al menos solían tardar bastante y eran más “feas”).
      Pero es que ahora parece que si compras un juego original estas comprando una demo en ocasiones. Exagero claro, pero creo que a varios nos ha pasado lo de comprarnos un juego, ser “los seguidores fieles de la saga y toda esa mierda” y luego la empresa recomensarnos devaluando nuestra compra.

  3. Juan dice:

    Yo admito que con los juegos que me gustan suelo tirar hacia las ediciones especiales, pero siempre que no se salgan de madre y pague por algo que considero decente. Aunque me gustara GTA, que no es el caso, no creo que pagara por la caja fuerte y dos cosas más, por poner un ejemplo.

  4. Yo sinceramente no soy mucho de ediciones especiales; suelo preferir el contenido original de un videojuego para hacerme la mejor idea de cómo es y qué quiere transmitir, porque muchas veces pasa que el extra es tan insuficiente o tan innecesario que rompe la dinámica del juego y no encaja (eso y que no me voy a gastar X euros para dar propina a las compañías). Hombre, si algún extra es muy suculento igual la pillo, pero no suele ser la norma a seguir.

  5. Tiex dice:

    Buenísima la ultima imagen con lo de “Lo más divertido es que el juego no lleva manual para beneficiar el medio ambiente”….

    Yo creo que hay que mirar bien antes de comprar y por suerte tenemos los ya famosos Unboxing en Youtube, que no vienen nada mal. Y también puedes esperar y con suerte pillar esa edición especial por un precio incluso mas bajo que el juego solo, como me ha pasado con Halo Reach y la edicion del diario – la pille por 20€ – La edición de Soul Calibur V – por 30€ – y alguna mas.

    La peor edición que he visto es la de Dead Space 2, esa pistola de plástico de los chinos…. tuvo que dolerle mucho al que pago los 80€ que costaba la edición. A mi por suerte me salio por 13€ para Pc.

    Pero luego también compro alguna de salida, como la de Zelda Skyward Sword – solo por el mando merece la pena – y The Last Story – que tampoco esta nada mal –

    Los suyo es mirar antes de comprar y no creerse eso de que son limitadas, porque no es así.

  6. Adol3 dice:

    Vale que a tod@s nos gustan las ediciones especiales, pero hay que saber diferenciar, como aquí se trata, de cuando son un timo y cuando no.

    Ojo, y me refiero a timo no por la cantidad de cosas que trae, sino por su precio abusivo sumado a la inutilidad de la mayoría de chuches que la acompañan.

    En el pasado, incluso una edición especial costaba lo mismo y traía algún extra, hoy día ya te venden todo el merchandising con el juego.

    Para mí, un perfecta edición especial es aquella que por no más de 10€ extra, te venga con algún libro de arte, cd BSO y alguna cosilla más, como vimos en Last Story o Pandora’ s Tower.

    Y la del Skyward Sword con el Wiimote Plus dorado y el CD OST, ya te salía hasta barata.

    Lo que estoy viendo para ps3 y 360 me parece reírse del usuario.

    • eter dice:

      es ver las ediciones de los 90 y las de ahora… y llorar. A mi algo tan simple como ver un manual con pocas páginas y completamente en blanco y negro me jode… me acuerdo que antes los juegos parecían embalados en papeles.

      Y un cd como el de Zelda es una gozada (como la edición especial del Wind Waker llevaba el Ocarina con Master Quest), un artbook y todo eso… bien mientras no suba mucho el precio. Pero ya si pasamos de de los 10 euros acepto un mando y poco más (quizás alguna gamberrada como el House of the Dead con una escopeta XD (pero si lo encontraba reducido de precio claro))

  7. FastETC dice:

    oye, esta mañana he dejado un comentario tirando a largo ¿no ha aparecido?

  8. tuxlive dice:

    Pues a mi las ediciones coleccionistas no me gustan, en treinta años jamás he comprado una, los motivos serán que no soy coleccionista de juegos, los compro los juego y los vendo y así amortizo otra compra así que procuro comprar la versión “más económica” además tampoco soy amante de juntar muñecos, ni cascos ni nada por el estilo en casa así que me salvo de algunas tomaduras de pelo de ciertas compañías.

  9. Al Yarritu dice:

    Muy de acuerdo con el artículo, un buen análisis de la situación actual de las ediciones especiales. Je, incluso los pies de foto son de una agudeza iluminadora. Entiendo por qué aparecieron ediciones de coleccionista, pero creo que se está estirando demasiado. Sin embargo, me dan más miedo el buso de los DLCs, quizás porque el “timo” tiene más alcance.

    En todo caso, cada vez hecho más de menos las ediciones antiguas de videojuegos. Esos manuales que daba gusto leerlos (normalmente, el día que compraba el juego me lo pasaba leyendo el manual, no encendiendo el ordenador o la consola), e incluso extras como mapas, consejos, tarjetas regalo, etc., que ahora ya no se ven ni en las ediciones de coleccionista que, sin embargo, se empeñan en venderme cosas que no quiero. Me gusta la expresión inglesa “value for money”, qué te dan por lo que pagas… y me temo que la balanza es mala actualmente.

    No hablemos ya de las ediciones digitales que cuestan como una con caja, disco y manual… ay. Incluso si para las grandes compañías los costes de fabricación individual son ridículos, el consumidor no encuentra tanta “rentabilidad” en su experiencia con el producto.

  10. @Terben_XD dice:

    Tengo la de Halo Reach y por que me la regalaron.

  1. 05/11/2012

    […] La lucha contra el 83: Ediciones especiales por eter. Artículo de opinión sobre lo que representan y en lo que se han convertido la mayoría de ediciones especiales y coleccionistas de ciertos videojuegos. […]

  2. 28/11/2012

    […] con la serie de artículos de “La lucha contra el 83″, tras repasar las ediciones especiales, llega el turno de los polémicos DLC o contenidos descargables de pago, un recurso que podría […]

Deja un comentario