Spacewar!, el sueño de una babosa que marcó el camino a seguir

Tras la aparición de Tennis for Two en 1958, por primera vez un videojuego lograba repercusión en el ámbito científico y académico gracias a que muchas revistas se hicieron eco del curioso juego de tenis, por lo que era de esperar que en cuestión de tiempo saldría más gente que se animara a crear proyectos similares. El problema estaba en que en esa época usar un ordenador para el entretenimiento no estaba bien visto ni aceptado, además, tener un ordenador en casa era algo totalmente impensable, el desorbitado precio y las enormes dimensiones (recordemos que algunos podían ocupar habitaciones enteras) no ayudaban a ello, por lo que todos estos avances estaban limitados y reservados principalmente a institutos y laboratorios. Ahí es donde entra en juego el prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology), cuna de grandes avances en el mundo de la ciencia, la ingeniería, la economía, y por supuesto, como vamos a ver, los videojuegos.

1959: Mouse in the Maze, Tic-Tac-Toe

Los investigadores del MIT construyeron la computadora TX-0, famosa por ser la primera computadora basada puramente en transistores, pero lo que realmente nos interesa es que para el TX-0 se desarrollaron diversos programas informáticos, entre ellos 3 videojuegos:

  • Mouse in the Maze: Juego protagonizado por un ratón que debía salir de un laberinto mientras recogía trozos de queso. Posteriormente apareció otra versión en que los trozos de queso fueron cambiados por vasos de martini.
  • HAX: Más que un videojuego, era lo que hoy consideraríamos una demo, un programa informático para demostrar las capacidades gráficas y sonoras de un sistema.
  • Tic-Tac-Toe: Al igual que el OXO, era un simple tres en raya.

Imagen del TX-0

1961-1962: Spacewar!

Estos juegos dejaron impresionados a los estudiantes y personal del MIT, entre ellos, a un tal Steve “Slug” Russell, un integrante del Tech Model Railroad Club (un club de estudiantes que construían modelos de ferrocarriles a escala) que era un gran apasionado de la tecnología. Un día, Steve Russell, al que apodaban Slug (Babosa) porque era vago y lento, entró emocionado al club porque el MIT había conseguido un DEC PDP-1, un nuevo computador que estaba destinado a revolucionar el mundo informático gracias a su potencia. La idea de Steve Russell era convencer a un par de amigos suyos (Wayne Witaenem y Martin Graetz) para hacer algo nunca visto gracias a las superiores capacidades técnicas del DEC PDP-1. Tras unas largas sesiones de ideas y proyectos, decidieron hacer un juego llamado Spacewar!, una idea que bebía de las principales aficiones de este grupo de jóvenes: las novelas y películas de ciencia ficción, especialmente las novelas de E.E. “Doc” Smith y las películas de Godzilla.

Imagen del DEC PDP-1

Spacewar! representaba una batalla espacial entre dos naves llamadas needle y wedge (aguja y cuña) que tenían que luchar entre ellas. Steve “Slug” Russell, haciendo honor a su apodo, estuvo a punto de dejar el juego a medias varias veces porque perdía el interés o no sabía como programar ciertas cosas, pero tras más de 6 meses y 200 horas de trabajo, logró terminar con éxito Spacewar! en un programa que ocupaba la friolera cifra (para esos tiempos) de 9KB. Pese a la simple idea inicial, el juego fue desarrollando conceptos más complejos y la versión final contaba con detalles como combustible y munición limitada, la posibilidad de saltar al hiperespacio (con lo que aparecías en cualquier lugar del escenario aleatoriamente) o la aparición de una estrella que los jugadores tenían que evitar porque su fuerza gravitatoria atraía la nave y podía llegar a destruirla al mínimo contacto.

Imagen de Spacewar!

Rápidamente se convirtió en todo un éxito, los estudiantes de la MIT incluso llegaban a hacer cola para poder jugarlo. Este éxito hizo plantear la posibilidad de patentarlo para poder venderlo, pero al final se descartó la idea y el código del programa fue liberado y distribuido mediante ARPAnet (el antepasado de Internet) al resto de institutos americanos, con lo que todos los institutos podían crear su propia versión. De hecho, fue tanta su popularidad que incluso DEC, la empresa que fabricaba los ordenadores PDP, decidió incluirlo de serie en todos sus ordenadores. Nacía así la leyenda de Spacewar!, el primer shoot’em-up de la historia y el videojuego más influyente hasta la posterior salida de Pong 10 años más tarde.

Jugando a Spacewar!

Actualmente solo queda constancia de un único ordenador PDP-1 en activo, está ubicado en el Museo Histórico de Ordenadores de Mountain View (California) y gracias al trabajo de restauración al que fue sometido en 2006 tenemos el privilegio de poder ver un PDP-1 real ejecutando Spacewar!:

Capítulo III de la historia de los videojuegosGalaxy Game, la primera máquina recreativa de videojuegos de la historia

Roy

Fundador de Otakufreaks y apasionado de (casi) todo tipo de videojuegos.

13 Respuestas

  1. fastone2k dice:

    muy curiosa la entrada, y muy intersante.

  2. ramon dice:

    Es como ver las imagenes de un radar.

  3. darthkafka dice:

    Es qeu es un radar XDDD

    Gran post, una vez más, maestro. Una delicia

  4. Galbix dice:

    Me sorprende todo lo que era capaz de hacer el juegecito (la estrella gravitatoria, los viajes al “hiperespacio” y todo eso), la verdad es que descubrir los primeros pasos de los videojuegos es totalmente fascinante. ¡Esperando nuevas entregas!

    “Mouse in the Maze: Juego protagonizado por un ratón que debía salir de un laberinto mientras recogía trozos de queso. Posteriormente apareció otra versión en que los trozos de queso fueron cambiados por vasos de martini.

    LOL!

    • Roy Ramker dice:

      Suena a tópico, pero Spacewar! fue algo totalmente adelantado a su tiempo, de hecho, es una de las primeras veces que se tiene constancia del espíritu del software libre, donde muchos usuarios se unen para mejorar un mismo proyecto.

      Lo de los martinis tiene guasa, pero que quieres, eran estudiantes hippies xD

  5. tifita dice:

    ¡Muy interesante la entrada! Curioso ver los inicios de los videojuegos.

    A mi también se me ha quedado grabado lo de los vasos de Martini… xDDD

  6. VICBEN dice:

    Pues si que ha sido una lectura interesante esta, no conocía el juego ni la historia que rodea al primer shoot em up muy buena entrada.

  1. 19/10/2011

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: No hay resumen disponible para esta anotación…

  2. 24/04/2012

    […] el origen y los inicios de la historia de los videojuegos, el siguiente gran paso fue en 1962, con la creación de Spacewar!, un videojuego creado por un grupo de estudiantes en el MIT. Gracias a que el código fuente fue […]

  3. 19/10/2012

    […] por la historia de los videojuegos hemos visto el primer videojuego de la historia,  descubrimos la importancia de Spacewar!, del que posteriormente nacería Galaxy Game, la primera máquina recreativa de videojuegos, pero […]

  4. 23/02/2018

    […] Capítulo II de la historia de los videojuegos: Spacewar!, el sueño de una babosa que marcó el camino a seguir […]

  5. 25/02/2018

    […] el origen y los inicios de la historia de los videojuegos, el siguiente gran paso fue en 1962, con la creación de Spacewar!, un videojuego creado por un grupo de estudiantes en el MIT. Gracias a que el código fuente fue […]

Deja un comentario